top of page

Disfunción sexual entre pacientes con MPN

La disfunción sexual es un problema común y angustiante que afecta a muchos pacientes con neoplasias mieloproliferativas (NMP). Los MPN son un grupo de cánceres de la sangre que causan una producción excesiva de células sanguíneas, lo que provoca síntomas como fatiga, picazón, sudores nocturnos, dolor de huesos y dolores de cabeza. Las MPN también pueden afectar la calidad de vida y el bienestar de los pacientes y sus parejas, incluida su salud sexual.




Guía de contenido



 

¿Qué es la disfunción sexual?


La disfunción sexual se define como problemas relacionados con el deseo o la función sexual, como libido baja, disfunción eréctil, sequedad vaginal, dolor durante las relaciones sexuales o dificultad para alcanzar el orgasmo. La disfunción sexual puede tener causas físicas y psicológicas, como efectos secundarios de medicamentos, cambios hormonales, problemas de flujo sanguíneo, depresión, ansiedad, estrés o problemas de relación.


Según un estudio realizado por MPN Quality of Life International Study Group (MPN-QOL ISG), el 64 % de los pacientes con MPN informó algún grado de disfunción sexual y el 43 % experimentó síntomas graves. El estudio también encontró que la disfunción sexual se asoció con una mayor carga de síntomas y una menor calidad de vida entre los pacientes con MPN. Otra revisión sistemática de estudios sobre problemas sexuales en pacientes con enfermedades hematológicas (incluidas las MPN) encontró que los problemas sexuales ocurrieron en 18 a 50% de los pacientes. La revisión también destacó la falta de investigación sobre el impacto de las terapias novedosas (como los inhibidores de la tirosina quinasa) sobre la función sexual en esta población.


La sexualidad es un aspecto esencial de la vida humana que merece atención y cuidado. Los pacientes con MPN que experimentan disfunción sexual no deben sentirse avergonzados ni solos. Deben hablar con sus proveedores de atención médica sobre sus inquietudes y buscar ayuda. Existen varias opciones para tratar la disfunción sexual según la causa y la gravedad del problema, como asesoramiento, medicamentos, lubricantes, dispositivos o cirugía. Los pacientes también deben comunicar sus sentimientos y necesidades a sus parejas y explorar formas de mejorar su intimidad y placer.


La disfunción sexual entre los pacientes con MPN es un problema importante que afecta su salud física y emocional. Se necesita más investigación para comprender las causas y consecuencias de la disfunción sexual en esta población y desarrollar intervenciones efectivas para mejorar su bienestar sexual.



Las puntuaciones de disfunción sexual variaron según el modo de tratamiento que recibieron los pacientes con MPN.


La disfunción sexual es un síntoma común y angustiante entre los pacientes con neoplasias mieloproliferativas (NMP), un grupo de cánceres de la sangre que afectan la médula ósea. Sin embargo, no todos los pacientes con MPN experimentan la disfunción sexual de la misma manera. Un estudio reciente encontró que las puntuaciones de disfunción sexual variaban según el modo de tratamiento que recibían los pacientes con MPN: esteroides, inmunomoduladores o interferón.


Los esteroides son medicamentos que reducen la inflamación y suprimen el sistema inmunitario. A menudo se usan para tratar los síntomas de las MPN, como picazón, fatiga y sudores nocturnos. Sin embargo, los esteroides también pueden tener efectos negativos en la función sexual, como disminución de la libido, disfunción eréctil y sequedad vaginal. El estudio encontró que los pacientes con MPN que recibieron esteroides tenían las puntuaciones de disfunción sexual más altas entre todos los grupos de tratamiento.


Los inmunomoduladores son medicamentos que modifican el sistema inmunitario para reducir el crecimiento anormal de células sanguíneas en las MPN. Incluyen fármacos como hidroxiurea, ruxolitinib y anagrelida. Los inmunomoduladores pueden mejorar algunos síntomas de las MPN, pero también pueden causar efectos secundarios como náuseas, diarrea y erupciones en la piel. El estudio encontró que los pacientes con MPN que recibieron inmunomoduladores tenían puntajes de disfunción sexual más bajos que los que recibieron esteroides, pero más altos que los que recibieron interferón.


El interferón es una proteína que estimula el sistema inmunitario para combatir las infecciones y las células cancerosas. Se usa para tratar algunos tipos de MPN, especialmente aquellos con una mutación genética llamada JAK2. El interferón puede reducir el tamaño del bazo y mejorar los recuentos sanguíneos en pacientes con MPN. Sin embargo, el interferón también puede causar síntomas similares a los de la gripe, depresión y ansiedad. El estudio encontró que los pacientes con MPN que recibieron interferón tenían las puntuaciones de disfunción sexual más bajas entre todos los grupos de tratamiento.


El estudio sugiere que los diferentes modos de tratamiento para las MPN tienen diferentes impactos en la función sexual. Por lo tanto, los pacientes con MPN y sus médicos deben considerar los posibles beneficios y riesgos de cada opción de tratamiento en su calidad de vida, incluido su bienestar sexual.



Causas de disfunción sexual en pacientes con MPN:


La disfunción sexual es un síntoma común y angustiante que afecta a muchos pacientes con neoplasias mieloproliferativas (NMP), un grupo de cánceres de la sangre que causan un crecimiento anormal de las células sanguíneas. La disfunción sexual puede dañar la calidad de vida, la autoestima y la intimidad de los pacientes con MPN y sus parejas. Pero, ¿qué causa la disfunción sexual en pacientes con MPN y cómo se puede tratar?


Hay muchas causas posibles de disfunción sexual en pacientes con NMP y se pueden clasificar en factores físicos, psicológicos y sociales. Los factores físicos incluyen los efectos directos de la enfermedad y sus complicaciones en los órganos y funciones sexuales, como dolor, fatiga, picazón, sangrado, esplenomegalia (bazo agrandado) y trombosis (coágulos de sangre).


Los factores físicos también incluyen los efectos secundarios de los tratamientos para las MPN, como la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía y los medicamentos. Estos tratamientos pueden causar cambios hormonales, daño a los nervios, sequedad, inflamación, infección o disfunción eréctil.


  • Los factores psicológicos incluyen los aspectos emocionales y cognitivos de vivir con una enfermedad crónica y potencialmente mortal, como ansiedad, depresión, estrés, miedo, ira, culpa, vergüenza, baja autoestima. , problemas de imagen corporal y pérdida de control. Los factores psicológicos también pueden verse influidos por las estrategias de afrontamiento y los rasgos de personalidad de los pacientes con MPN y sus parejas. Algunos pacientes pueden retirarse de la actividad sexual o evitar la intimidad por temor al rechazo o lastimar a su pareja. Otros pueden tener expectativas poco realistas o presionarse a sí mismos para actuar sexualmente.

  • Los factores sociales incluyen los aspectos interpersonales y ambientales que afectan la relación sexual entre los pacientes con MPN y sus parejas, como la comunicación, el apoyo, la confianza, la intimidad, el afecto y la satisfacción. Los factores sociales también pueden verse afectados por los cambios de rol y los ajustes que hacen los pacientes con MPN y sus parejas debido a la enfermedad y sus tratamientos. Por ejemplo, algunos pacientes pueden sentirse menos atractivos o masculinos/femeninos debido a cambios físicos o pérdida de función. Algunas parejas pueden sentirse más agobiadas o menos apoyadas debido a las responsabilidades de cuidado o falta de información.

  • La disfunción sexual en pacientes con MPN es un problema complejo y multifactorial que requiere un enfoque holístico e individualizado para el diagnóstico y el tratamiento. Los pacientes de MPN y sus parejas no deben avergonzarse ni avergonzarse de hablar sobre sus preocupaciones sexuales con sus proveedores de atención médica o consejeros. Hay muchas opciones disponibles para ayudar a mejorar la función sexual y la calidad de vida de los pacientes con MPN y sus parejas, como medicamentos, dispositivos, lubricantes, asesoramiento, educación, técnicas de relajación y cambios en el estilo de vida. Lo más importante es mantener una comunicación abierta y honesta entre sí y buscar ayuda profesional cuando sea necesario.



Disfunciones sexuales femeninas


Muchas personas con neoplasias mieloproliferativas (NMP), un grupo de cánceres de la sangre raros, experimentan problemas sexuales que afectan su calidad de vida. La disfunción sexual femenina (DSF) es un término que describe varias dificultades con la actividad sexual, como:


  • Deseo sexual inhibido: un interés bajo o ausente en el sexo

  • Incapacidad para excitarse: falta de respuesta física o emocional a la estimulación sexual

  • Orgasmo retrasado o ausente (anorgasmia): dificultad o incapacidad para alcanzar el clímax

  • Coito doloroso (Dispareunia): malestar o dolor durante la penetración o el empuje


FSD puede tener muchas causas, como factores físicos, psicológicos, relacionales o situacionales. Algunas de las razones comunes de FSD en pacientes con MPN son:


  • Anemia: recuento bajo de glóbulos rojos que causa fatiga, debilidad y dificultad para respirar

  • Trombocitopenia: recuento bajo de plaquetas que aumenta el riesgo de sangrado y hematomas

  • Esplenomegalia: agrandamiento del bazo que causa dolor y presión abdominal

  • Prurito: picazón en la piel que puede desencadenarse por calor, estrés o fricción

  • Medicamentos: algunos medicamentos utilizados para tratar las MPN pueden tener efectos secundarios como náuseas, dolor de cabeza, aumento de peso o cambios de humor

  • Depresión y ansiedad: malestar emocional causado por vivir con una enfermedad crónica y su impacto en la vida diaria

  • Problemas de imagen corporal: cambios en la apariencia o la autoestima debido a síntomas o tratamientos de enfermedades

  • Problemas de relación: falta de comunicación, intimidad o apoyo con una pareja


Consejos para afrontar y mejorar tu salud sexual


Si tiene FSD y MPN, no está solo. Hay maneras de hacer frente a sus problemas sexuales y mejorar su salud sexual. Estos son algunos consejos:


  • Hable con su médico: su médico puede ayudarlo a identificar las causas de su FSD y sugerir posibles tratamientos o derivaciones. Por ejemplo, puede beneficiarse de la terapia hormonal, los lubricantes, los ejercicios del suelo pélvico o el asesoramiento.

  • Hable con su pareja: es posible que su pareja no sepa cómo se siente o qué necesita. Sea honesto y abierto sobre sus problemas y preferencias sexuales. Expresa tus emociones e inquietudes. Pida apoyo y comprensión. Explore otras formas íntimas, como abrazos, besos o masajes.

  • Cuídate: tu bienestar físico y mental puede afectar tu función sexual. Coma bien, haga ejercicio con regularidad, duerma lo suficiente y controle el estrés. Haz cosas que te hagan sentir feliz y relajado. Trátate con amabilidad y compasión.


Vida sexual y mindfulness: los beneficios de estar presente


Mindfulness es prestar atención al momento presente sin juzgar ni distraerse. Puede ayudarlo a lidiar con el estrés, la ansiedad y las emociones negativas y mejorar su bienestar y felicidad. Pero, ¿sabías que la atención plena también puede mejorar tu vida sexual?


Según varios estudios, las terapias basadas en la atención plena (MBT) pueden ayudar a tratar diversas disfunciones sexuales, como falta de deseo, problemas de excitación, dificultades con el orgasmo y angustia sexual. MBT también puede aumentar la satisfacción sexual, el placer y la intimidad tanto para hombres como para mujeres.


¿Cómo funciona la atención plena para la salud sexual? Al ser consciente, puedes aprender a concentrarte en tus sensaciones corporales, emociones y pensamientos durante el sexo, sin dejar que interfieran con tu disfrute. También puede volverse más consciente de las necesidades y preferencias de su pareja y comunicarse mejor con ella. La atención plena puede ayudarte a superar las creencias y actitudes negativas sobre el sexo y abrazar tu sexualidad con confianza y curiosidad.



Si quieres probar la atención plena en tu vida sexual, aquí tienes algunos consejos


  • Practica la meditación consciente con regularidad. Puede usar grabaciones de audio guiadas, aplicaciones o libros para aprender los conceptos básicos de la meditación de atención plena. Comience con 10 minutos diarios y aumente gradualmente la duración y la frecuencia.

  • Incorpore la atención plena en sus actividades diarias. Puedes practicar la atención plena mientras comes, caminas, te duchas o realizas cualquier otra tarea rutinaria. Presta atención a lo que estás haciendo, sintiendo y percibiendo.

  • Ten cuidado durante las relaciones sexuales. Antes del sexo, tómate un tiempo para relajarte y respirar profundamente. Durante el sexo, concéntrese en las sensaciones de su cuerpo y observe cualquier pensamiento o emoción que surja. Si su mente divaga, tráigala suavemente al presente. Después del sexo, acurrúcate con tu pareja y saborea la experiencia.

  • Sé compasivo contigo mismo y con tu pareja. No se juzgue a sí mismo ni a su pareja por tener problemas o dificultades sexuales. En su lugar, sea amable y comprensivo, y busque ayuda profesional si es necesario.

La atención plena no es una solución rápida para los problemas sexuales, sino una habilidad para toda la vida que puede enriquecer su vida sexual y su bienestar general. Estar presente y atento te permite descubrir nuevas formas de disfrutar del sexo y conectar con tu pareja.



El ejercicio y su efecto sobre la función sexual


Se sabe ampliamente que el ejercicio tiene muchos beneficios para la salud física y mental. ¿Pero entendiste que también puede mejorar tu función sexual? Esta publicación de blog explorará cómo el ejercicio puede mejorar el desempeño sexual, la satisfacción y el bienestar.


El ejercicio puede mejorar el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, incluidos los genitales. Esto puede ayudarlo a lograr y mantener una erección (si es hombre) o aumentar la lubricación y la sensibilidad (si es mujer). El ejercicio también puede aumentar su resistencia, fuerza y flexibilidad, haciendo que el sexo sea más placentero y cómodo.


El ejercicio también puede mejorar su estado de ánimo y su autoestima, lo que puede afectar su deseo sexual y su confianza. Los estudios han demostrado que el ejercicio puede reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, causas comunes de la libido baja. El movimiento también puede hacerte sentir más atractivo y cómodo contigo mismo, mejorando tu atractivo sexual y la intimidad con tu pareja.


El ejercicio también puede fortalecer su relación con su pareja si se ejercitan juntos o si comparten objetivos de acondicionamiento físico similares. Hacer ejercicio juntos puede aumentar su vínculo emocional, así como su atracción física. También puede usar el ejercicio como juego previo coqueteando, tocándose y halagándose durante o después de un entrenamiento.


El ejercicio puede afectar positivamente su función sexual, pero es fundamental encontrar el equilibrio y el tipo de actividad adecuados para usted. El ejercicio excesivo o intenso puede tener efectos adversos, como fatiga, lesiones o desequilibrio hormonal. Debe consultar a su médico antes de comenzar cualquier nuevo programa de ejercicios, especialmente si tiene alguna condición médica o inquietud que pueda afectar su salud sexual. También debes escuchar a tu cuerpo y respetar tus límites.


El ejercicio no es una bala mágica que resolverá todos sus problemas sexuales, pero puede ser una forma útil y agradable de mejorar su salud y felicidad en general. Al hacer ejercicio de forma regular y moderada, puede obtener los beneficios del ejercicio para su función sexual y más allá.

1 visualización0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page