top of page

¿Te sientes fatigado?

Es posible que esté familiarizado con este sentimiento si tiene una neoplasia mieloproliferativa (NMP). La fatiga es un síntoma común y desafiante de las MPN que puede afectar su calidad de vida. Pero no tienes que sufrir en silencio. Hay formas de controlar la fatiga y aumentar los niveles de energía.



Sentirse fatigado debido a MPN


Guía de contenido



La fatiga es un síntoma común de las MPN que puede afectar su calidad de vida. Pero no tienes que sufrir en silencio. Hay formas de controlar la fatiga y aumentar los niveles de energía. Estos consejos pueden mejorar su condición física, dieta, nivel de estrés, calidad del sueño y red de apoyo. También puede hablar con su médico acerca de otras opciones para tratar su MPN y reducir su fatiga.



¿Qué causa la fatiga en los MPN?


Las NMP son un grupo de trastornos sanguíneos que hacen que la médula ósea produzca demasiados glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. Esto puede provocar problemas como coágulos de sangre, infecciones, sangrado o agrandamiento del bazo.



La fatiga en los MPN puede tener muchas causas, como:

  • Anemia: nivel bajo de glóbulos rojos que transportan oxígeno a los tejidos y órganos.

  • Inflamación: una respuesta del sistema inmunológico que puede causar hinchazón, dolor y cansancio.

  • Medicamentos: algunos medicamentos utilizados para tratar las MPN pueden tener efectos secundarios como náuseas, somnolencia o depresión.

  • Estrés: Vivir con una condición crónica puede ser estresante y afectar su estado de ánimo y la calidad del sueño.


¿Cómo puedes lidiar con la fatiga?


La fatiga puede dificultar hacer las cosas que disfruta o necesita hacer. Pero algunas estrategias pueden ayudarlo a sentirse con más energía y productividad. Estos son algunos consejos:


  • Haga ejercicio con regularidad: la actividad física puede mejorar el flujo sanguíneo, el suministro de oxígeno, la fuerza muscular y el estado de ánimo. Trate de hacer al menos 150 minutos de ejercicio semanal de intensidad moderada, como caminar, andar en bicicleta, nadar o bailar. Hable con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

  • Coma bien: una dieta equilibrada puede proporcionar los nutrientes necesarios para mantener su salud y energía. Elija alimentos ricos en proteínas, hierro, vitaminas y minerales, como carnes magras, huevos, frijoles, nueces, frutas y verduras. Evite los alimentos con alto contenido de grasa, azúcar o sal, como los alimentos fritos, los dulces o los alimentos procesados.

  • Controle el estrés: el estrés puede agotar su energía y hacer que se sienta más cansado. Encuentre formas saludables de lidiar con el estrés, como la meditación, el yoga, los ejercicios de respiración, los pasatiempos o el apoyo social. Evite el alcohol, el tabaco o la cafeína, que pueden empeorar la ansiedad e interferir con su sueño.

  • Duerme lo suficiente: el sueño es esencial para restaurar la energía y reparar tu cuerpo. Trate de obtener al menos siete u ocho horas de sueño de calidad todas las noches. Cumpla con un horario de sueño regular, evite las siestas durante el día y cree un ambiente cómodo y tranquilo para dormir.

  • Pida ayuda: Sea audaz y pida ayuda a su familia, amigos o equipo de atención médica cuando sea necesario. Pueden ofrecerle apoyo emocional, asistencia práctica o consejos sobre cómo manejar su fatiga. También puede unirse a un grupo de apoyo para personas con MPN y compartir sus experiencias y consejos con otras personas que entienden por lo que está pasando.



Recuerde: no está solo en este viaje. Usted tiene el poder de hacerse cargo de su salud y bienestar.








8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page